EL MERCADO DE LAS ESPECIAS

– CRÓNICAS DE VOLDOR –

LA ESPADA ENLUTADA PARTE 1

 

Nuestra historia comienza en las afueras de Nakuro, la joya civilizada de las naciones de Voldor, crisol de cultura y capital de Imperio Mida.

Una caravana, tras leguas de viaje se acerca poco a poco a Nakuro. En ella viajan nuestros aventureros, el imponente Korag; un orco negro de casi dos metros curtido en mil batallas, Akumi; una esbelta kitsune de férrea defensora de la Madre Abundante y Neia; una taciturna tiefling de oscuros ropajes.

Junto a ellos sentada en un carros cargado de telas de tierras distantes se encuentra Lyra; una mida de buena familia que observa con atención como su compañero Glakda; un ágil batrok toma una posición cómoda sobre una alta he inestable para muchos pila de telas.

Con el amanecer la luz baña los altos arboles de Nakuro y la vida de la ciudad comienza a despertar llenado las calles de un gran trasiego de gentes y mercancías. Nuestro aventureros tras despedirse de la caravana buscan un posada cercana donde poder reposar tras un largo viaje, tiene mucho que visitar en esta gran ciudad, son muchas las historias que han oído durante el viaje pero antes es necesario un pequeño descanso.

Tras un descanso y una buena comida caliente nuestro grupo de aventureros se dirige a visitar el famoso mercado de Nakuro , en concreto una pequeña  plaza que rodea un gran árbol en lo mas profundo del mercado. Este lugar es conocido como el mercado de la Especias, antaño lugar donde los mida acudían para satisfacer su refinado paladar con los deliciosos productor ofrecidos por un puñado de puestos ambulantes paulatinamente se fue trasformando en lo que hoy día es, uno de los lugar donde comprar producto extraños y valioso que requieren de un gran pago en sal.

Nada mas llegar al mercado de las especias, Akumi y Neia quedaron prendadas de la cantidad de objetos que no habían visto antes en su vida observando atentamente todas las mercancías que los comerciantes ofrecían. Glakda y Korag sin embargo acostumbrados a estar mucho mas atentos al peligro detectaron como la guardia privada del mercado ponía especial atención sobre ellos.

A diferencia de la guardia mida de la ciudad aquí unos gigantescos centauros incluso para su raza parecían estar encargado de la seguridad del lugar. Lyra mas acostumbrada a tratar en estos entornos entablo conversación con uno de ellos consiguiendo disminuir un poco la tensión que se respiraba en el aire, aun así los centauros aun tenían un ojo puesto en este curioso grupo de posibles clientes.

Durante los siguientes minutos pudieron deleitarse con las mercancías sin igual que se ofrecían en puesto de tela, carros ostentosamente decorados y edificaciones de toda índole, hasta que Glakda y Korag se percataron que entre dos tienda una pequeña figura intentaba llamar su atención, comunicado este hecho al resto del grupo esto se acercaron a ese pequeño punto ciego de difícil acceso entre mesas expositoras de esquistos productos.

Allí nuestro grupo pudo observar como una pequeña figura embozad en una túnica raída.
– Gracias por atender mi llamada. Por favor acercaos.  -Esbozo nerviosamente-

Al acercarse un poco mas Lyra, puedo observar fugazmente tras la túnica unos ropajes de calidad mida, y los rasgos de lo que aprecia un mida joven que se volvió a dirigirse nerviosamente al grupo.

– Debéis ayudarme. Soy Keynahari , no tengo mucho tiempo ya viene….  –Mientras sacaba una pesada pirámide me metal de su túnica-

Esto puso en alerta a Akumi que rápidamente saco su arco y apunto al extraño frente a ellos.

– No debéis temerme, debéis buscar a Owyylian...  –Dijo al mismo tiempo que estiraba un poco el cuello para mirar tras Neia-

Con un rápido movimiento arrojo la pirámide de metal hacia los brazos de Korag y se abrio paso agilmente con un salto entre el grupo derribando una de las paredes que tenderete de tela mas cercano.

-¡Por el peregrino! me han encontrado , Recordad buscar a Owyylian…. Entregarle la piramide ….. el futuro de mi pueblo depende de ello.Grito mientras se alejaba saltando entre mesas llenas de valiosos objetos-

La pared de tela revelo a 8 guardias de la ciudad y uno de los centauros señalando en la dirección en la que se encontraban nuestros aventureros, el que parecía el líder hizo un gesto y el resto de guardias cargaron en esa dirección al grito de -!Deteneos ladrones¡ , mientras el resto de centauro se apresuraban en perseguid a Keynahari que se perdió entre la gente.

Los mida conocidos por ser una raza civilizada y justamente por ello son duros y tajantes con quien quebranta la ley , una confrontación con los agitados guardias de la ciudad parecía muy probable. Y así fue Korag y Akumi  adoptaron una posición defensiva con su escudo hacha y arco, Glakda con un ágil salto se encaramo a uno de los edificios cercanos para obtener una posición ventajosa en la altura, Neia intento seguirlo pero no pudo salvar la altura con la facilidad de su amigo por lo que decidió preparar su ballesta de mano. Lyra por su parte se escabullo hábilmente entre las mercancías de un puesto cercano alejándose algo del peligro.

Dos de los guardia mida siguiendo las ordenes de su sargente tomaron un rodeo para intentar tomar una posición elevada y sorprender a Glakda, mientras el resto cruzaba el mercado para llegar a combate cuerpo a cuerpo no sin antes recibir uno de ellos el impacto de un dardo de la cerbatana de Glakda que provoco que el guardia cayera inconsciente en el suelo por algún tipo de veneno.

Neia consiguió impactar en la mano de uno de los guardias con su ballesta lo que hizo que soltara su escudo malherido, Korag asesto un poderoso golpe a otro de los guardia que callo al suelo quedando enzarzado en un combate cuerpo a cuerpo del que no salio indemne recibiendo también heridas.

Akumi por su parte retrocedió un poco y invocando el favor de su diosa disparo una flecha impregnada de poder divino contra el sargento de los guardia mida que le impacto en un hombro quedando gravemente herido.

Haciendo gala de su experiencia en este terreno los dos guardias mida alcanzaron rápidamente la parte alta del edificio donde se encontraba apostado Glakda que consigo emboscar a uno de ellos y dejarlo fuera de combate quedando en igualdad numérica.

Un virote de fuego surgió de un puesto cercano convocado por Lyra he impacto en el sargento  que con su ultimo aliento hizo sonar un cuerno de batalla que portaba para caer al suelo al grito de -Rushakkk¡¡¡¡¡¡¡, prendiendo las telas y aceites aromáticos de un puesto cercano.

Neia, Akumi y Korag continuarlo luchando con los guardias que les rodeaban consiguiendo reducir notablemente su numero sin mucho esfuerzo aun que Korag tubo que recurrir a toda su reserva de energías.

El fuego se empezó a extender entre los puestos del mercado cercanos, el caos empezaba a extenderse entre compradores y comerciantes que corrían en todas direcciones cuando entre el fuego nuestros aventureros pudieron vislumbrar una imponente figura que se acercaba a toda velocidad hacia ellos, se trataba de Rushak la lider de los guardias centauro que cargaba contra ellos con ira desmedida atravesando un tenderete en llamas como si estas no existieran.

Mientras tanto Glakda consiguió deshacerse del ultimo guardia en el tejado del edificio. Neia, Akumi y Korag consiguieron deshacerse de los últimos guardias mientras Lyra intentaba una jugada osada con su mano de mago; lanzar una manta en llamas contra la cabeza de la centauro en plena carrera con el objetivo de cegarla. Esta jugada salio mucho mejor de lo que podian esperar y la iracunda centauro no pudo reaccionar a tiempo lo que provoco que la manta se enrollara en su cabeza desequilibrando la y estrellándose en una edificio cercano entre un tremendo estruendo.

El caos era patente en todos lados y nuestro aventureros aprovecharon para dejar a tras el mercando de las especias , sumido en una algarabía de clientes corriendo por sus vidas y comerciantes intentando sofocar fuegos entre sus tienda. Decidieron volver a la posada donde tenían alquiladas unas habitaciones y pensar en que había sucedido ..

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *